Recetas a ritmo de Rock

Quiche de polenta y brócoli

Una versión de la tarta salada más famosa de la cocina francesa, pero esta vez vegana y sin gluten ¡Apta para todos los públicos!

Por ,

40 min
20 min
Molde: circular de 15 cm
Para 2 personas

Este verano hemos descubierto un pequeño restaurante vegano en el barrio Mile End de Montreal, regentado por una señora italiana amante de la cocina y de lo natural. Esta mujer derrocha amor y pasión en sus platos, repletos de deliciosos sabores y texturas. Y sí, ¡Todo es 100% vegano! El sitio se llama La Lumière du Mile End y lo descubrimos porque se encuentra justo delante de nuestra librería favorita de la ciudad. Decidimos probar y realmente pudimos disfrutar de un exquisito plat du jour combinado con varias delicias cuidadosamente elegidas y preparadas. Entre ellas me llamó mucho la atención una mini-quiche de brócoli con curry, realmente deliciosa. Obviamente no dispongo de la receta del restaurante, pero me inspiré en ella para crear esta receta que hoy publico.

Y diréis ¿Pero esto es una quiche? Bueno, técnicamente no. La quiche es un tipo de pastel salado originario de la cocina francesa, y más concretamente de la región de Lorena, que tiene una base de masa quebrada y un relleno de migaine. La migaine es una salsa a base de lácteos (leche o nata) y huevos, que sirve para mezclar con el relleno de la quiche. Por su origen (Lorena) se la denominó quiche lorraine, pero el nombre original en el dialecto lorenés es küchen (derivado del alemán kuchen que significa pastel). Parece que debido a la pronunciación al final la palabra derivó en quiche, que sería la manera francesa de escribirlo. Como se trataba de hacer una receta vegana, evidentemente he tenido que adaptar la receta bastante, así que me tomo la libertad de llamarla quiche sólo por su similitud.

Gracias a su contenido en huevo habitualmente la quiche cuaja fácilmente, lo que junto con la base de masa quebrada hace que sea una tarta bastante consistente. Sin embargo, en esta receta no tenemos ninguno de los dos ingredientes. He eliminado la base por dos razones: porque la receta en la que me inspiro tampoco llevaba base y porque he querido hacer una receta libre de gluten. Y para dar consistencia (sustituyendo el huevo) he añadido polenta, una elaboración a base de harina de maíz apta para celíacos, y unas cuantas horas de nevera.

 

Ingredientes

  • 200 g de floretes de brócoli
  • 200 g de zanahorias
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 200 g de polenta en tubo
  • 1 cucharadita de cúrcuma molida
  • ½ cucharadita de jengibre molido
  • 3 cucharadas de leche de soja
  • Rodajas de tomate pera y champiñones para decorar
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración

  1. Corta el brócoli en floretes y lávalos. Pela y corta las zanahorias en trozos pequeños. Pon ambos a cocinar al vapor o al microondas hasta que estén tiernos. Nota 1
  2. Mientras tanto, pica el ajo y la cebolla y póchalos a fuego bajo en una sartén no demasiado pequeña hasta que la cebolla esté hecha.
  3. Añade la cúrcuma y el jengibre a la sartén y mezcla bien dejando que se dore durante 1 o 2 minutos. Separa del fuego.
  4. Precalienta el horno a 180 ºC.
  5. Corta la polenta en tubo sobre una tabla antes de añadirla para evitar echar grumos demasiado grandes a la sartén. Échala y mezcla bien.
  6. Cuando el brócoli y la zanahoria estén listos, vuélcalos en un bol y trocéalo todo bastante pequeño con la ayuda de unas tijeras de cocina. Añádelo a la sartén.
  7. Sazona con sal y pimienta al gusto y aplasta toda la mezcla con la ayuda de un prensa patatas. Añade la leche de soja para ayudar a que la mezcla ligue un poco. Nota 2
  8. Engrasa un molde circular de 15 cm con un poco de aceite y vuelva la mezcla en el interior. Alisa bien la superficie con una cuchara.
  9. Decora con rodajas gruesas de tomate pera y champiñones y hornea durante 20 minutos.
  10. Puedes comer la quiche caliente, pero te recomiendo que la dejes enfriar y la guardes de un día para otro en la nevera tapada con un film. Los sabores se mezclan mejor y la tarta coge consistencia.

Notas y Consejos

Nota 1 Para conseguir trozos pequeños de zanahoria puedes primero cortarlas en cuatro cuartos a lo largo y luego en cuartos de rodajas de 2 mm de grosor aproximadamente.

Nota 2 No hace falta hacer un puré, pero cuanto más pequeños sean los trozos mejor consistencia tendrá la quiche y más fácil será de desmoldar.

Compártela por Whatsapp Imprime la receta o

Receta anterior

Esta receta se encuentra (como otras tantas) dentro de las siguientes categorías:

Para seguir creando

Deja un comentario

Nos encantaría saber tu opinión. Puedes escribir dudas, críticas, sugerencias... Anímate y participa en nuestro proyecto. También puedes enviarnos una foto de tu creación y la publicaremos en el blog.