Recetas a ritmo de Rock

Galletas de jengibre fresco

Unas galletas muy naturales y sanas que combinan tanto con dulce como salado.

Por ,

40 min
20 min a 180 ºC
15 unidades

Parece que sea el único ingrediente del mundo. Tengo un montón de recetas dulces en mi lista de pendientes, pero curiosamente la primera que se me pasa por la cabeza casi siempre tiene jengibre. Así que bueno, una más para la lista, pero eso no quita que estén muy ricas.

He decidido hacer estas galletas con ingredientes lo más naturales posible, de modo que no he utilizado ni harina ni azúcar blanqueados. El resultado es una galleta integral, poco dulce y con un rico sabor a jengibre. A pesar de llevar bastante jengibre no quedan muy fuertes, ya que éste pierde la mayor parte del picante al ser horneado. Además, como son menos dulces que una galleta corriente resultan bastante neutras, de modo que combinan bien tanto con dulce como con salado. Son ideales para desayunar con tu café, aunque a mí me encanta comerlas como tentempié a media tarde, acompañadas de un trocito de queso.

No hace falta decir que aunque no dispongas de un tampón con el que decorar tus galletas no significa que no puedas hacer esta receta. Simplemente mete el rulo de masa (paso 7) en la nevera envuelto en papel film durante al menos unos 20 o 30 minutos (también puedes dejarlo hasta el día siguiente si prefieres) para que quede rígido y luego corta rodajas de 1 cm de grosor. Hornea las galletas y ya tendrás tu versión lisa de la receta ¡Espero que os gusten!

  • 125 g de mantequilla
  • 80 g de azúcar integral de caña no refinado
  • 1 huevo
  • 40 g de jengibre fresco
  • 300 g de harina integral no refinada
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • ¼ cucharadita de bicarbonato
  • ¼ de cucharadita de sal

Elaboración

  1. Mezcla bien la harina, el jengibre en polvo, el bicarbonato y la sal.
  2. Pela el jengibre. Rállalo o pícalo fino con un cuchillo. Reserva. Nota 1
  3. Coloca el accesorio pala en tu robot de cocina (también puedes hacerlo a mano) y bate la mantequilla y el azúcar durante unos 5 minutos a velocidad media hasta conseguir una mezcla cremosa.
  4. Baja la velocidad y agrega el huevo. Mezcla hasta que se integre.
  5. Añade el jengibre fresco rayado y vuelve a mezclar.
  6. Todavía a velocidad baja, añade los ingredientes secos a cucharadas. Sigue batiendo hasta que la masa se comience a despegar de las paredes del bol.
  7. Coloca la masa en una superficie limpia y forma un rulo de unos 4 cm de diámetro. Córtalo en rodajas de 1,5 cm de grosor. Cómo hacer galletas de jengibre fresco, por The Rockery.
  8. Unta ligeramente el tampón con un poco de mantequilla (retira el exceso con un papel de cocina si es necesario) y aplasta las rodajas con él, procurando que el dibujo quede centrado. Nota 2 Nota 3 Cómo hacer galletas de jengibre fresco, por The Rockery.
  9. Transfiere las galletas a una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, dejando al menos un centímetro de separación entre ellas para que no se peguen. Cómo hacer galletas de jengibre fresco, por The Rockery.
  10. Enciende el horno a 180 ºC. Mientras se calienta, coloca la bandeja en la nevera. Nota 4
  11. Hornea durante 20 minutos. Es preferible girar la bandeja a mitad de la cocción para que se cuezan todas por igual.
  12. Deja reposar las galletas 1 minuto sobre la bandeja del horno. Luego retíralas con cuidado de no quemarte y colócalas en una rejilla para dejar que se enfríen por completo.

Notas y Consejos

Nota 1 Utiliza un rallador grueso para que el jengibre quede en trocitos pequeños y hecho puré. Así se notará más su sabor.

Nota 2 Es posible que la masa esté un poco blanda cuando hayas hecho el rulo. Tengo que reconocer que entre el tiempo que me llevó hacer las fotos y el frío que hacía en mi cocina la mía quedó un poco más rígida. Lo que pasará es que al cortar el churro las rodajas se te aplastarán un poco. En realidad no importa, ya que puedes devolver un poco la forma con la mano antes de utilizar el tampón. Pero si de verdad quieres que te queden bien redondas es tan sencillo como envolver el churro en un poco de papel film y llevarlo a la nevera 5 minutos. Eso sí ¡No te pases de frío porque si endurece mucho no habrá manera de marcar el tampón!

Nota 3 Para marcar el tampón en tus galletas deberás hacerlo directamente sobre una superficie limpia como la encimera o la mesa. No lo hagas sobre papel de hornear, porque la masa se quedará pegada al tampón. Utilizando la mesa la galleta quedará ligeramente pegada a la superficie, pero sólo tendrás que levantarla cuidadosamente con una espátula o cuchillo y transferirla a la bandeja de hornear, ya preparada con un papel de hornear.

Nota 4 Siempre que las galletas tienen alguna forma o relieve conviene meterlas en la nevera mientras no están en el horno, ya que el frío las endurece y eso ayudará a que no pierdan la forma y queden más definidas.

 

Compártela por Whatsapp Imprime la receta o

Esta receta se encuentra (como otras tantas) dentro de las siguientes categorías:

Para seguir creando

Deja un comentario

Nos encantaría saber tu opinión. Puedes escribir dudas, críticas, sugerencias... Anímate y participa en nuestro proyecto. También puedes enviarnos una foto de tu creación y la publicaremos en el blog.