Recetas a ritmo de Rock

Bundt de naranja relleno de albaricoque

Este es un bizcocho tierno y suave, con sabor a cítricos y hecho con leche de coco. Además lleva una sorpresa, un relleno de albaricoque que combina a la perfección.

Por ,

30 min
60-65 min a 180 ºC
Molde: Bundt de 25 cm

En esta receta he descubierto un maravilloso sustituto de la nata, el buttermilk o la leche en los bizcochos, y es la leche de coco. Su consistencia cremosa y su apariencia parecida a la de los lácteos la hace perfecta para conseguir que tus bizcochos salgan jugosos, tiernos, húmedos…vamos, ¡Riquísimos! Además, proporciona un aroma y textura un tanto diferente que me encanta.

La similitud de la leche de coco con los lácteos se debe a que, a parte de ser blanca, el coco tiene una cantidad significativa de grasa. Por un lado se le atribuyen muchos efectos beneficiosos para la salud de los que ya hablaré en otro momento. Sin embargo, se debe de consumir con moderación en caso de padecer problemas cardiovasculares, ya que contiene mayoritariamente ácidos grasos saturados de cadena media ¿Pero qué es eso de las grasas buenas y las grasas malas?

Las grasas que consumimos están formadas por lo que llamamos ácidos grasos; cadenas de átomos de carbono unidos entre sí, cuyos enlaces sobrantes están ocupados por átomos de hidrógeno, y con un grupo carboxilo (COOH) al final de la cadena.

Los ácidos grasos se clasifican en saturados o insaturados. Los primeros se llaman saturados porque todos los átomos de carbono que forman la cadena tienen sus enlaces ocupados con átomos de hidrógeno (cada carbono dispone de 4 enlaces; 2 de ellos se utilizarán para unirse a los átomos de carbono adyacentes en la cadena, mientras que los 2 restantes estarán unidos a átomos de hidrógeno). Los ácidos grasos insaturados, entonces, son los que contiene átomos de carbono cuyos enlaces no están saturados. Eso significa que tendrán menos de 2 átomos de hidrógeno ocupando sus enlaces. Como estos no pueden quedar libres, ese átomo de carbono se unirá con un enlace doble al siguiente.

ácidos grasos saturados e insaturados

Hay muchos ácidos grasos distintos. Éstos pueden tener cadenas de carbono más largas o más cortas y pueden contener más o menos dobles enlaces. Cada uno tiene un nombre, como por ejemplo los ácidos láurico y palmítico, ambos saturados y con 12 y 16 carbonos respectivamente, o los ácidos oleico y araquidónico, insaturados y de 18 y 20 carbonos respectivamente.

Como he comentado anteriormente, los ácidos grasos son las unidades que forman las grasas o lípidos. Pero los lípidos más comunes son los triglicéridos, compuestos por 3 ácidos grasos unidos por un enlace éster a una molécula de glicerina. Hay muchos tipos de triglicéridos en función de los ácidos grasos que los componen. Por otro lado, el tipo de ácidos grasos que conforme un lípido determinará sus propiedades. Una característica muy obvia es la consistencia: llamamos grasas a los lípidos que son sólidos a temperatura ambiente y aceites a los que son líquidos. Esta diferencia se debe a la proporción de ácidos grasos saturados o insaturados que contenga.

Así, hablamos de grasas saturadas cuando están formadas mayoritariamente por ácidos grasos saturados. Se trata de lípidos sólidos a temperatura ambiente, que se encuentran mayoritariamente en productos animales, como la mantequilla o el sebo. Sin embargo también se encuentran en vegetales como la manteca de cacao, el aceite de coco o la mantequilla de cacahuete. Se considera que las grasas saturadas de cadena larga (más de 8 carbonos) contribuyen a incrementar los niveles de colesterol «malo» (LDL), asociados con problemas de salud. Las grasas insaturadas son, entonces, las que contienen en su mayoría ácidos grasos insaturados. Éstas son líquidas a temperatura ambiente (aceites) y se encuentran principalmente en productos de origen vegetal, como el aceite de oliva o el de girasol. Éstas son más beneficiosas para la salud, puesto que pueden ayudar a bajar el colesterol LDL y, además, contienen ácidos grasos esenciales, es decir, nutrientes necesarios pero que nuestro organismo no puede sintetizar, de modo que sólo puede obtenerlos a través de la dieta. Éstos son el ácido linoleico (omega 6) y el ácido linolénico (omega 3) y se encuentran en alimentos como el pescado azul, los frutos secos y el aceite de oliva.

 

Ingredientes

  • 250 g de margarina
  • 200 g de azúcar blanquilla
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de zumo de naranja recién exprimido
  • 400 ml de leche de coco en lata (no light)
  • 420 g de harina de trigo común
  • 2 y ½ cucharaditas de levadura química Royal
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de 1 limón
  • Ralladura de 1 naranja
  • 200 g de mermelada de albaricoque
  • Azúcar glas para decorar

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180 ºC.
  2. Mezcla bien la harina, la levadura química, la sal y las ralladuras de limón y naranja. Reserva.
  3. Bate la margarina y el azúcar con la pala a velocidad media hasta conseguir una textura cremosa.
  4. Baja la velocidad y añade los huevos de uno en uno, esperando a que se integre uno antes de añadir el siguiente.
  5. Añade el zumo de naranja y bate lentamente hasta que se integre.
  6. Abre la lata de leche de coco y mézclala primero en un bol a parte, ya que suele estar separada en una fase sólida y una líquida. Añádela al bol y sigue batiendo.
  7. Por último y sin dejar de batir a velocidad baja, añade los ingredientes secos a cucharadas. Bate sólo hasta que la harina esté casi integrada y termina de mezclar a mano con una espátula.
  8. Engrasa el molde Bundt de 25 cm con un poco de margarina y llénalo sólo con ⅔ de la masa. Alisa la superficie y realiza un surco circular en el centro con la ayuda de una cuchara. Rellena el surco con la mermelada de albaricoque y vuelca el resto de la masa cuidadosamente. Vuelve a alisar la superficie. Nota 1 Cómo rellenar un Bundt cake
  9. Hornea unos 60-65 min. Comprueba que esté bien cocido insertando una brocheta en diagonal desde un lado, tratando de no atravesar el relleno, ya que éste sí que estará húmedo. Si la brocheta sale limpia y seca es que tu bizcocho ya está listo.
  10. Deja enfriar el molde 10 min sobre una rejilla. Luego desmolda el bizcocho sobre la misma rejilla, boca abajo para que el motivo decorativo quede hacia arriba. Déjalo enfriar por completo.

 

Notas y Consejos

Nota 1 Cuando llenes el molde la primera vez, sólo con ⅔ de la masa, da unos golpecitos con el molde sobre la encimera para que la masa en asiente y penetre bien en todos los recovecos del dibujo. Así evitarás que queden burbujas de aire que te estropeen el diseño.

Compártela por Whatsapp Imprime la receta o

Receta anterior

Esta receta se encuentra (como otras tantas) dentro de las siguientes categorías:

Para seguir creando

Deja un comentario

Nos encantaría saber tu opinión. Puedes escribir dudas, críticas, sugerencias... Anímate y participa en nuestro proyecto. También puedes enviarnos una foto de tu creación y la publicaremos en el blog.